Quién puede recibir cuidados paliativos a domicilio

Quién puede recibir cuidados paliativos a domicilio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cerca de cuarenta millones de personas necesitan cuidados paliativos en todo el mundo. De todos ellos, solo el 14% los reciben con garantías y, no siempre, como parte de un sistema integral de salud. Así lo recoge su publicación más reciente (agosto de 2020) en la que hace un análisis de la situación de este tipo de asistencia sanitaria tan necesaria. No porque sea una disciplina curativa, sino por el apoyo físico y psicológico que ofrece a los enfermos y a sus familias.

Desde Alborea, como profesionales en cuidados paliativos a domicilio, ya hemos hablado sobre qué es, en el fondo, este tipo de atención especializada. Y hemos recalcado que, aunque no esté pensada para encontrar solución a una dolencia con mal pronóstico, es la clave para garantizar unos mínimos de comodidad y calidad de vida para los enfermos.

Pero ¿qué tipo de pacientes reciben cuidados paliativos a domicilio?

Enfermedad y cuidados paliativos: para quién están pensados

Normalmente, al pensar en cuidados paliativos a domicilio, estos se relacionan de manera casi inmediata con enfermedades crónicas, terminales o degenerativas. Es el caso del cáncer o la demencia, pero no son las únicas para las que está pensada esta atención sanitaria especializada. Aunque, probablemente, sí copan la mayor parte de las solicitudes de asistencia.  

Según la OMS, los adultos que necesitan cuidados paliativos suelen sufrir (por orden) cardiopatías, tumores, insuficiencias respiratorias, sida o diabetes. Pero a estas enfermedades más comunes podemos añadir otras como las relacionadas con el hígado o los riñones, los trastornos neurológicos, Parkinson, esclerosis, etc. Todos estos pacientes tienen derecho a recibir, además de los tratamientos terapéuticos adecuados, una atención personalizada y centrada en encontrar un alivio físico y psicológico al dolor, la angustia, la tristeza… Y si pueden recibir este servicio desde la comodidad de casa, y no en un centro hospitalario o residencia, mucho mejor.

Lo mismo ocurre con los menores. Los cuidados paliativos pediátricos son, quizás, los menos conocidos de este tipo de asistencia. Sin embargo, tienen los mismos beneficios (o más) que los que reciben los mayores de edad. Y, junto a unos y otros, no podemos olvidarnos de las familias. A diferencia de lo que ocurre con los tratamientos convencionales, esta asistencia sanitaria especializada también tiene en cuenta al entorno del enfermo y lo integra en la planificación de los cuidados. El único objetivo es conseguir crear un ambiente cómodo, seguro y confidente y aliviar todas las molestias que pueden derivarse del proceso (tenga fines de recuperación o no).

Después del diagnóstico de enfermedades como el cáncer, nunca es demasiado pronto para iniciar un tratamiento de cuidados paliativos a domicilio. Ponte en contacto con Alborea, resuelve todas tus dudas sobre este tipo de atención sanitaria y sobre nuestros servicios y garantiza una mejor calidad de vida para los tuyos.